¿A qué sabe tu sueño?


Como no podía ser de otra forma hemos llevado a clase este álbum ilustrado de la editorial Kalandraka. Es una de mis editoriales favoritas. Admiro su buen hacer en la selección y edición de historias. La exquisitez de las ilustraciones y por supuesto, los textos tan sugerentes y atractivos. 

Nunca se me había ocurrido pensar sobre el sabor de la luna, así que la expectación recorrió cada centímetro de mi curiosidad cuando me encontré con este libro ya hace muchos años en unas jornadas organizadas en Almuñécar.

Supongo que esa misma sensación es la que sienten niños y niñas a los que se presenta el álbum, un libro en el que abunda el negro de la noche, pero luminoso como la luna.

Animales muy conocidos y queridos por los más pequeños, aparecen en una sucesión entrañable. ¿Cuál aparecerá ahora? Es la pregunta que acompaña a cada página que pasamos y si el lector adulto aprovecha para dar un poco de incertidumbre, la emoción ya embarga. Los ojos ávidos buscan en la siguiente ilustración y divertidos contemplan la perfecta cooperación con que animales variopintos se acompasan para alcanzar nada más y nada menos que la luna. Es por ello que conecta perfectamente con la fuerza interior que llevamos dentro para intentar alcanzar aquello que deseamos aunque parezca muy lejano, casi imposible.

Cada vez que leo el libro que me gusta más. me resulta apropiado para todas las edades. Hasta apostaría fuerte por llevarlo al seno de grupos de trabajo de personas adultas, ¡nos cuesta tanto el trabajo en equipo! Y sobre todo alcanzar metas comunes con las que satisfacer las necesidades diferentes que cada cual tiene...

El grupo ha entendido perfectamente que las cosas compartidas saben al mismísimo cielo y en los momentos de crisis -en todas las familias cuecen habas-  recordar la peripecia de estos personajes arriesgados y que se unen para alcanzar un deseo, ayuda a solventar las situaciones problemáticas.

En clase ahora trabajamos la unidad didáctica de los alimentos. Estamos aprendiendo a estructurar el conocimiento en torno a alimentos dulces, salados, frescos o en conserva, de origen animal o vegetal... ¡lástima que en el currículo no suela darse importancia al sabor de los sueños!

Para quienes sí consideréis la necesidad de educar sobre los sabores de la vida, no podéis dejar de acercaros a esta obra de arte, que además ha sido recientemente reeditada.














0 comentarios:

Publicar un comentario

 

De libros y plumas Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos